Juan Luis Panero – El poeta y la muerte

Juan-Luis-Panero

EL POETA Y LA MUERTE

 

Y aunque la vida murió,
nos dejó harto consuelo
su memoria.

Jorge Manrique

Si como afirma Borges todos los hombres
son el mismo hombre, aurora y agonía,
y poco importan sus nombres y sus rasgos,
yo quisiera —olvidando la anécdota banal de mi destino—
buscar en otro rostro a ese único hombre,
otra sombra, otro sueño mejor, igualmente perdido.

Un caballero dispone sus armas,
sus escuderos ajustan la armadura,
se coloca el yelmo, sujeta con firmeza el escudo,
la luz de la mañana es un reflejo metálico del sol,
el tiempo se ha detenido en las gualdrapas del caballo.
Todo esto ocurre en 1479 y aún sigue ocurriendo
frente a las almenas del castillo de Garci-Muñoz.

El caballero blande su espada
en defensa de su lealtad y de su reina,
aún no sabe que su destino termina allí,
en el campo de Calatrava, que no verá otro día.
Entre rasgar de flechas y cascos de caballos,
oliendo a tierra seca y sangre sucia,
quizá recuerde el nombre de Guiomar de Castañeda
y piense, con justicia o con odio, en su enemigo,
el marqués de Villena que le aguarda.
Estruendo de hierro, crujido de huesos, carne desgarrada,
las huestes innumerables, pendones y estandartes y banderas,
los castillos impunables, los muros, baluartes y barreras.
Ha caído la noche sobre el campo arrasado,
la mano que sujetó una lanza, una pluma, un cuerpo de mujer,
está quieta, su mundo se ha borrado,
mientras se escuchan maldiciones y lamentos.
Ahora la muerte le atierra y le deshace.
Si todos los hombres somos el mismo,
elijo, pues es igual uno que otro,
aquel rostro en un campo de batalla,
la máscara del último rictus de su agonía,
el eco de sus palabras que aún se escucha,
un reflejo más digno de la tierra y la nada.

 

*    *    *

Juan Luis Panero, “El poeta y la muerte”, Galería de fantasmas.

Vida y obra del autor en Wikipedia

Baltasar del Alcázar – Cena jocosa

CENA JOCOSA Baltasar del Alcazar

En Jaén, donde resido,
vive don Lope de Sosa,
y diréte, Inés, la cosa
más brava d’él que has oído.

Tenía este caballero
un criado portugués…
Pero cenemos, Inés,
si te parece, primero.

La mesa tenemos puesta;
lo que se ha de cenar, junto;
las tazas y el vino, a punto;
falta comenzar la fiesta.

Rebana pan. Bueno está.
La ensaladilla es del cielo;
y el salpicón, con su ajuelo,
¿no miras qué tufo da?

Comienza el vinillo nuevo
y échale la bendición:
yo tengo por devoción
de santiguar lo que bebo. Bodegon Pan Queso y Vino

Franco fue, Inés, ese toque;
pero arrójame la bota;
vale un florín cada gota
d’este vinillo aloque.

¿De qué taberna se trajo?
Mas ya: de la del cantillo;
diez y seis vale el cuartillo;
no tiene vino más bajo.

Por Nuestro Señor, que es mina 
la taberna de Alcocer: 
grande consuelo es tener 
la taberna por vecina.

Si es o no invención moderna, 
vive Dios que no lo sé, 
pero delicada fue 
la invención de la taberna.

Porque allí llego sediento, Aceitunas
pido vino de lo nuevo, 
mídenlo, dánmelo, bebo, 
págolo y voyme contento.

Esto, Inés, ello se alaba; 
no es menester alaballo; 
sola una falta le hallo: 
que con la priesa se acaba.

La ensalada y salpicón 
hizo fin; ¿qué viene ahora? 
La morcilla. ¡Oh, gran señora, 
digna de veneración!

¡Qué oronda viene y qué bella! 
¡Qué través y enjundias tiene! 
Paréceme, Inés, que viene 
para que demos en ella.

Pues, ¡sus!, encójase y entre, 
que es algo estrecho el camino. 
No eches agua, Inés, al vino, 
no se escandalice el vientre.

Echa de lo trasaniejo, pic1
porque con más gusto comas; 
Dios te salve, que así tomas, 
como sabia, mi consejo.

Mas di: ¿no adoras y precias 
la morcilla ilustre y rica? 
¡Cómo la traidora pica! 
Tal debe tener especias.

¡Qué llena está de piñones! 
Morcilla de cortesanos, 
y asada por esas manos 
hechas a cebar lechones.

¡Vive Dios, que se podía 
poner al lado del Rey 
puerco, Inés, a toda ley, 
que hinche tripa vacía!

El corazón me revienta cenajocosa
de placer. No sé de ti 
cómo te va. Yo, por mí, 
sospecho que estás contenta.

Alegre estoy, vive Dios. 
Mas oye un punto sutil: 
¿No pusiste allí un candil? 
¿Cómo remanecen dos?

Pero son preguntas viles; 
ya sé lo que puede ser: 
con este negro beber 
se acrecientan los candiles.

Probemos lo del pichel. 
¡Alto licor celestial! 
No es el aloquillo tal, 
ni tiene que ver con él.

¡Qué suavidad! ¡Qué clareza! 
¡Qué rancio gusto y olor! 
¡Qué paladar! ¡Qué color, 
todo con tanta fineza!

Mas el queso sale a plaza, 
la moradilla va entrando, 
y ambos vienen preguntando 
por el pichel y la taza.

Prueba el queso, que es extremo: alcazar sepijpg
el de Pinto no le iguala; 
pues la aceituna no es mala; 
bien puede bogar su remo.

Pues haz, Inés, lo que sueles: 
daca de la bota llena 
seis tragos. Hecha es la cena; 
levántense los manteles.

Ya que, Inés, hemos cenado 
tan bien y con tanto gusto, 
parece que será justo 
volver al cuento pasado.

Pues sabrás, Inés hermana, 
que el portugués cayó enfermo… 
Las once dan; yo me duermo; 
quédese para mañana.

*    *    *

 Baltasar del Alcázar, “Poesías”, Cena jocosa.
 
Vida y obra del autor en Wikipedia

Manuel Altolaguirre – Romance

ROMANCE

Arrastrando por la arena, manu3
como cola de mi luto,
a mi sombra prisionera,
triste y solitario voy
y vengo por las riberas,
recordando y olvidando
la causa de mi tristeza.

¡La ciudad que más quería
la he perdido en una guerra!

Ya no veré nunca más
las dos torres de su iglesia,
ni los caminos sin sombra
de sus brazos y sus piernas.

¡La ciudad que más quería
la he perdido en una guerra!

*    *    *

Manuel Altolaguirre, “Romance”, Las islas invitadas y otros poemas.

Vida y obra en Wikipedia

Refugiado

 

María Teresa Cervantes – La luna ha descendido su luz en el desierto.

La luna ha descendido su luz en el desierto. maria teresa cervantes -Paris 1963-
No me pidáis que vuelva.
Aquellos que me amaron ya no están
y en mis ojos no hay paso a la ternura.

No me pidáis que vuelva, que retorne.
Voy a ausentarme, a revestirme de otra,
para que nadie sepa la que he sido.

Mi reino es de otro espacio, de otra edad,
de otro sueño tal vez, de otra memoria.
El reloj ha atrasado su rutina
y el alba se ha juntado con la noche.
He olvidado ese nombre con el que me nombraban,
he dejado de ser la del espejo.

Soy duna que se pierde entre la arena.
No me pidáis que vuelva.

*   *   *

María Teresa Cervantes, “La luna ha descendido su luz en el desierto”, El desierto (Premio Emma Egea, Cartagena, 1992)

Vida y obra de la autora en mariateresacervantes.webs.com

Desierto

Rubén Darío – Sonatina

SONATINA

La princesa está triste… ¿Qué tendrá la princesa? Ruben darío
Los suspiros se escapan de su boca de fresa,
que ha perdido la risa, que ha perdido el color.
La princesa está pálida en su silla de oro,
está mudo el teclado de su clave sonoro,
y en un vaso, olvidada, se desmaya una flor.

El jardín puebla el triunfo de los pavos reales.
Parlanchina, la dueña dice cosas banales,
y vestido de rojo piruetea el bufón.
La princesa no ríe, la princesa no siente;
la princesa persigue por el cielo de Oriente
la libélula vaga de una vaga ilusión.

¿Piensa, acaso, en el príncipe de Golconda o de China,
o en el que ha detenido su carroza argentina
para ver de sus ojos la dulzura de luz?
¿O en el rey de las islas de las rosas fragantes,
o en el que es soberano de los claros diamantes,
o en el dueño orgulloso de las perlas de Ormuz?

¡Ay!, la pobre princesa de la boca de rosa
quiere ser golondrina, quiere ser mariposa,
tener alas ligeras, bajo el cielo volar;
ir al sol por la escala luminosa de un rayo,
saludar a los lirios con los versos de mayo
o perderse en el viento sobre el trueno del mar.

Ya no quiere el palacio, ni la rueca de plata, prosas-profanas-y-otros-poemas
ni el halcón encantado, ni el bufón escarlata,
ni los cisnes unánimes en el lago de azur.
Y están tristes las flores por la flor de la corte,
los jazmines de Oriente, los nelumbos del Norte,
de Occidente las dalias y las rosas del Sur.

¡Pobrecita princesa  de los ojos azules!
Está presa en sus oros, está presa en sus tules,
en la jaula de mármol del palacio real;
el palacio soberbio que vigilan los guardas,
que custodian cien negros con sus cien alabardas,
un lebrel que no duerme y un dragón colosal.

¡Oh, quién fuera hipsipila que dejó la crisálida!
(La princesa está triste, la princesa está pálida)
¡Oh visión adorada de oro, rosa y marfil!
¡Quién volara a la tierra donde un príncipe existe,
—la princesa está pálida, la princesa está triste—,
más brillante que el alba, más hermoso que abril!

—«Calla, calla, princesa —dice el hada madrina—;
en caballo, con alas, hacia acá se encamina,
en el cinto la espada y en la mano el azor,
el feliz caballero que te adora sin verte,
y que llega de lejos, vencedor de la Muerte,
a encenderte los labios con un beso de amor».

 

*    *    *

AUDIO – Poema recitado por Carlos J. Vega (vía poesi.as)

Sonatina

 

 

*    *    *

Rubén Darío – “Sonatina”, Prosas profanas y otros poemas.

Vida y obra del autor en Wikipedia

Matsuo Bashō – Haiku

No hablaron una palabra Basho
el anfitrión, el huésped
y el blanco crisantemo.

* * *

Ah, este camino
que nadie recorre,
excepto el crepúsculo.

* * *

El camino de la muerte,
a pesar del sol de otoño,
¿quién querría emprenderlo?

* * *

La luna de la montaña
ilumina también
al ladrón de flores.

* * *

¿Admirable,Basho Horohoroto
aquel que no piensa: “la vida huye”
al ver el relámpago?

* * *

De los cerezos en flor
al pino de dos troncos:
tres meses.

* * *

Bajo un mismo techo
durmieron las cortesanas,
la luna y el trébol.

* * *

Si he de morir Matsuo+Basho
en el camino,
que sea entre los campos de trébol.

* * *

Desde hoy el rocío
borrará tu nombre
de mi sombrero.

* * *

Entre las olas:
acá, los pétalos,
allá, las conchas.

* * *

Al despedirme,
escribí algo en el abanico,
pero lo borré.

* * *

El escenario de la primavera Chapoteo
está casi preparado:
la luna y las flores del ciruelo.

* * *

Se oscurece el mar:
gritos de gaviotas,
apenas blancos.

* * *

Sí, la primavera ha llegado;
esta mañana una colina sin nombre
envuelta por la niebla.

* * *

De qué árbol florido
no lo sé,
pero ¡ah, qué fragancia!

* * *

Durante todo el día, basho2
aunque no tan largo para la alondra,
cantando, cantando.

* * *

Un viejo estanque;
se zambulle una rana,
ruido de agua.

* * *

La camelia del árbol
cayó,
vertiendo su agua.

* * *

En medio del llano Basho3
canta la alondra,
libre de todo.

* * *

Silencio;
La voz de las cigarras
Penetra las rocas.

* * *

Este otoño,
qué viejo me hago:
¡Ah, las nubes, los pájaros!

* * *

Una noche de otoño;
un cuervo posado
en una rama seca.

* * *

De vez en cuando
Las nubes dan un descanso
A los contempladores de la luna.

haiga

* * *

Viajando por el mundo,
De aquí a allá, de aquí a allá,
Allanando el pequeño campo.

* * *

Mi casa natal;
Llorando sobre el cordón umbilical,
El fin de año.

 

*    *    *

Matsuo Bashō, Haiku. (Antología)

Vida y obra del autor en Wikipedia

Para saber más: El rincón del Haiku

Edgar Allan Poe – Annabel Lee

Annabel Lee                                                      

poe_Annabellee

Fue hace muchos y muchos años,
en un reino junto al mar,
habitó una señorita a quien puedes conocer
por el nombre de Annabel Lee;
y esta señorita no vivía con otro pensamiento
que amar y ser amada por mí.

Yo era un niño y ella era una niña
en este reino junto al mar
pero nos amábamos con un amor que era más que amor
—yo y mi Annabel Lee—
con un amor que los ángeles súblimes del Paraíso
nos envidiaban a ella y a mí.

Y esa fue la razón que, hace muchos años,
en este reino junto al mar,
un viento partió de una oscura nube aquella noche
helando a mi Annabel Lee;
asique su noble parentela vino VirginiaPoe
y me la arrebató,
para silenciarla en una tumba
en este reino junto al mar.

Lo ángeles, que no eran siquiera medio felices en el Paraíso,
nos cogieron envidia a ella y a mí:—
Sí!, esa fue la razón (como todos los hombres saben)
en este reino junto al mar)
que el viento salió de una nube, helando
y matando mi Annabel Lee.

Pero nuestro amor era más fuerte que el amor EAPoe
de aquellos que eran mayores que nosotros—
de muchos más sabios que nosotros—
y ni los ángeles en el Paraíso
ni los demonios debajo del mar
separarán jamás mi alma del alma
de la hermosa Annabel Lee:—

Porque la luna no luce sin traerme sueños
de la hermosa Annabel Lee;
ni brilla una estrella sin que vea los ojos brillantes
de la hermosa Annabel Lee;
y así paso la noche acostado al lado
de mi querida, mi querida, mi vida, mi novia,
en su sepulcro junto al mar—
en su tumba a orillas del mar.

*    *    *

Annabel Lee

Annabel-Lee-Edgar-Allan-Poe-tattooIt was many and many a year ago,
In a kingdom by the sea,
That a maiden there lived whom you may know
By the name of Annabel Lee; —
And this maiden she lived with no other thought
Than to love and be loved by me.

I was a child and she was a child,
In this kingdom by the sea;
But we loved with a love that was more than love —
I and my Annabel Lee —
With a love that the wingéd seraphs in Heaven
Coveted her and me.

And this was the reason that, long ago,
In this kingdom by the sea,
XaBPJA wind blew out of a cloud, chilling
My beautiful Annabel Lee;
So that her high-born kinsmen came
And bore her away from me,
To shut her up in a sepulchre,
In this kingdom by the sea.

The angels, not half so happy in Heaven,
Went envying her and me —
Yes! — that was the reason (as all men know,
In this kingdom by the sea)
That the wind came out of the cloud by night,
Chilling and killing my Annabel Lee.

ReinoBut our love it was stronger by far than the love
Of those who were older than we —
Of many far wiser than we —
And neither the angels in Heaven above,
Nor the demons down under the sea,
Can ever dissever my soul from the soul
Of the beautiful Annabel Lee: —

For the moon never beams, without bringing me dreams
Of the beautiful Annabel Lee;
And the stars never rise, but I feel the bright eyes
Of the beautiful Annabel Lee: —
And so, all the night-tide, I lie down by the side
Of my darling — my darling — my life and my bride,
In her sepulchre there by the sea —
In her tomb by the sounding sea.

*    *    *

*    *    *

Edgar Allan Poe, “Annabel Lee”.

Vida y obra del autor en Wikipedia

*** 1000 AIRGAM BOYS ***

redescubriendo un juguete de la infancia

24 Noviembre

Blog literario de Junior Rafael Velazquez Leon

11chus11 Blog

Dadme unas pocas palabras y moveré el mundo

Kingsenator's Blog

Just another WordPress.com weblog

Inventar mi verdad

"Uno pasa por las cosas y no sabe lo que esconden"

PALABRITIS AGUDA

Blog de escritura de Iraide Talavera

skolender

el arte de sergio kolender

Ana Sánchez Ibarra

Bienvenido a la isla de los inadaptados.

Diccineario

Cine y palabras

Blanca Haddad

caribe contracorriente

El rincón de Koreander

“Ante él tenía una habitación larga y estrecha, que se perdía al fondo en penumbra. En las paredes había estantes que llegaban hasta el techo, abarrotados de libros de todo tipo y tamaño”. La historia interminable, Michael Ende - BLOG DE LITERATURA FANTÁSTICA -

Jarrito de Plata

Desintoxicación del indolente

Homo Universalis

Solo un Blog.

Sonrisadeamelie's Blog

Just another WordPress.com weblog

Amando el vintage

Guía vintage de Madrid con información sobre tiendas, ferias y estilo de vida

julioacuenca

Rebuscando en las cubetas...

Solo vintage

Otra vida existe (blog en construcción)

Cachi Vache Vintage

vintage decoración años 70 60 50

El árbol inútil

Blog de cuentos, libros y mala poesía

enero11

Literatura para romper el tiempo.

Discurrentes

Discursivos y meditabundos

Eriginal Books

Nuestra misión: Conectar cada libro con su lector ideal

Cuentos de amor y sexo

Te cuento cuentos de amor y sexo que son mentira. Porque las mentiras bellas son verdad; y las verdades feas, mentira...

Pensamiento Arrítmico

Reflexiones a contrapié

Blog de Jack Moreno

Un blog de Joaquín Moreno sobre recursos, literatura y ciencia ficción

Wonderful Cinema

Short reviews on high quality films. No spoilers.

La Vitalista

Esas pequeñas cosas que te hacen sentir bien...

MI MOT

...y formé una palabra en francés

Busy Mind Thinking

Wait! What?!

The Fausto Rocks Yeah

Psychedelic Rock trip through the ages of music, art, science, literature and my thoughts

No soy coherente con lo que escribo

Marcianos en el infierno

majberet

“Poetry is what happens when nothing else can.” (Charles Bukowski)

Relatandome

Relatos, escritos y reseñas de literatura de fantasía y juvenil en mi camino para convertirme en escritor.

AHIMSA

un placer estorbar

Problem?

Humor y entretenimiento

Contando Versos

Poesía - Microrrelatos

SALTO AL REVERSO

Somos una búsqueda, una exploración creativa. Somos poetas, cuenteros, fotógrafos, ilustradores...

La realidad alterna

Poesías, relatos, diario de sueños

Sobre la mesa

Blog dedicado a vuestras historias, a vuestras apasionantes vidas y a vuestros particulares puntos de vista ¡Tod@s tenemos mucho que contar!

Jesús Marchamalo

Escritor y periodista

Santiago Saro Ortiz

Empleo, Formación y Recursos Humanos, en Cantabria santiago.saro.ortiz@gmail.com / twitter / facebook / tumblr / google +

Cafeinómana en Caracas

Peripecias de una guayanesa en los cafés de Caracas

Eternity

Misterios y Curiosidades

Librosenvena

Compartiendo lectura y escritura

%d bloggers like this: